Después de la resaca de Valera, cazábamos el domingo la Finca El Castellar. En esta ocasión 60 puestos cerraban la mancha y 10 rehalas eran las encargadas de cazarla.

     Antes de soltar, ya se escucharon las primeras detonaciones y conforme entraban las rehalas en la mancha e iban apretando los cochinos a las posturas el tiroteo aumentaba. Casi todos los puestos vieron o dispararon y si muchos monteros hubieran estado algo mas acertados el resultado de 26 jabalíes habría sido más abultado. Destacar tres navajeros.