Para despedir la temporada monteábamos La Hueca, finca ubicada en Minglanilla con los límites del río Cabriel.

     61 puestos y 14 rehalas cazaban esta mancha, que se tenía que haber cubierto con 80.

     Las ladras se hicieron esperar y lo tiros fueron chorreados a lo largo de la mañana. 30 jabalíes completaron el tapete final, destacando un gran cochino (que dio plata) y 6 navajeros.

     Agradecer la colaboración de Abel, el guarda,  y de la propiedad.

     El año que viene nos vemos en el monte, detrás de nuestros queridos jabalíes.